domingo, 15 de marzo de 2015

Cuando supe que estaba embarazada

Cuando supe que estaba embarazada, tal como os conté en el post anterior, lo primero en lo que pensé es: “Vaya, en Nochebuena bebí, en la cena de empresa también bebí y en Nochebuena me bebí hasta un Gin Tonic, además de varias copas de vino!!!” Menos mal que en Nochevieja ya no bebí más porque ya sabía que estaba embarazada. También pensé en todo lo que no debería haber comido: Jamón, paté, embutidos varios, etc. No es fácil resistirse a todo esto y más siendo fiestas, cuando comemos como si no hubiese un mañana o como si al día siguiente se acabara el mundo y ya no volviéramos a bebernos una copita de vino o a comernos un buen jamón ibérico nunca más.

Si es que, a quien le gusta el drinking le gusta y yo estoy en este grupo de sobras. Vamos que si hicieran un concurso de quién tiene que formar indiscutiblemente parte de este grupo, yo ganaría el primer premio. No hay nada mejor que una copita de vino para quitar las penas y agobios del día a día o una cervecita fresquita al sol en una terracita un domingo antes de comer, o un buen vermut… En fin, como podréis comprobar me encanta el drinking :D

Aparte del drinking, también me chifla el eating como ya supondréis, y si el eating incluye un buen jamón del bueno, pues claro, ¿para qué voy a sufrir? Podría comer, cenar, desayunar y merendar jamón, no me importaría nada de nada, eso sí, tiene que ser del bueno que yo soy muy fina en ese sentido. Y con los años lo soy cada vez más. Yo no sé cómo me aguanta mi Mixto...

Pensando en todo lo que no debí hacer estando embarazada, la verdad es que me invadió el sentimiento de culpabilidad, tanto que se convirtió en mi pequeña obsesión y empecé a indagar por internet en foros y demás. Poco a poco descubrí que no era la única, que hasta que no sabes que estás embarazada es normal que continúes con tu vida normal y que si algo se ha formado en tu interior, es que lo “malo” que hayas hecho o ingerido, no ha afectado en el desarrollo de tu futuro retoño. Me fui tranquilizando, también con la ayuda de las visitas a mi ginecólogo, quien en cada visita me recalca lo bien que está mi futur@ pequeñín o pequeñina.

La verdad es que tanto Mixto como yo, llevábamos un tiempo pensando en esto, así que con lo precavidos que somos, calculé los meses para poder asegurarme en una mutua y cumplir los meses de carencia para que me cubriera el embarazo. Yo mucho antes, ya había dejado de tomar la píldora anticonceptiva para que mis hormonas se normalizaran un poco y unos meses antes de cumplir con los meses de carencia, fuimos al ginecólogo indicándole que queríamos ser papis, para que me hiciera una revisión y me diera pautas. Me hicieron la revisión y estaba todo bien. También me indicaron que debía tomar yodo desde ya, así que desde ese día empecé a tomar las pastillitas de yodo y que tuviéramos paciencia, que podríamos tardar hasta 1 año en quedarnos embarazados.

Y así, casi de repente, estamos embarazados. ¡Y muy felices de estarlo! No sólo nosotros, no sabéis cómo están las futuras abuelas y abuelos, las futuras titas, los futuros titos y titas amigos… Todos como loc@s, pero loc@s de felicidad y emoción.

Ya estoy casi de 15 semanas, que traducido vienen a ser 3 meses y 3 semanas y por fin vuelvo a ser poco a poco yo. Ya empiezo a coger de nuevo mis antiguas costumbres, miro más las redes sociales, publico más cosillas y lo que más ilusión me hace de todo, es haber retomado este blog. Tengo tantas cosas que contar y expresar sobre esto que cuando empiezo a escribir, no sé cuándo voy a parar. También me han vuelto mis ganas innatas de pasear, ir de tiendas, COMPRAR, y que todo lo que vea para mí o para mi Mixtit@ me encante. Eso sí, intento controlarme que si no, estaría en la ruina, jejejeje.

Al encontrarme mucho mejor, tengo muchas ganas también de hacer deporte, pero como correr no es lo más adecuado en mi estado, he pensado en hacer yoga para embarazadas, que dicen que va muy bien. ¿Alguna habéis hecho alguna vez? Si es así, contadme qué tal que yo estoy como un flan porque en la vida he hecho ni yoga ni pilates.

Ahora estamos ya metidos de lleno en cambiarnos de nidito de amor, ya que el nuestro se queda pequeño y nos gustaría tener una habitación para el bebé. Así podré comprar cositas para decorarla. De momento, ya he encargado a mi Veri una alfombra de trapillo muy mona, con forma de oso. Ya os la enseñaré si le sale bien. No me atrevo a comprar nada todavía porque aún no sabemos si será Mixtito o Mixtita, y claro, aunque hayan colores neutros, los no neutros molan más. Habrá que tener paciencia, porque creo que hasta el quinto mes no te lo dicen seguro, así que me queda poco más de 1 mes de espera.

Estoy ansiosa por que avance un poco más el embarazo y poder sentirl@ dentro. ¡Qué emoción! Espero poder controlarme cuando llegue ese día y no estar llorando todo el día de la emoción de sentirl@ dentro moviéndose o dando pataditas. Ya sabéis que aparte de ser de pronto fácil, también soy de lágrima fácil y soy muy muy sentida.

De izquierda a derecha: Mixtit@ a las 6 semanas, a las 8 semanas y a las 12 semanas.

2 comentarios:

  1. No hay nada mejor que it viendo como crece. Besos wapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es súper emocionante Eva! Besos para ti también :)

      Eliminar